Av. de la Sta. Cruz, 36, 39100 Santa Cruz de Bezana (Cantabria)

La mejor protección respiratoria
en cada situación

La generación en múltiples procesos industriales de contaminantes ambientales clasificados como agresivos químicos en forma de gases, líquidos o sólidos, supone, para el trabajador expuesto, la aparición de riesgos que deben ser controlados mediante la implantación de medidas preventivas de actuación. La generación de contaminantes siempre se produce de manera similar, lo que hará necesario establecer medidas de control que actúen de forma efectiva:
1. Sobre el foco emisor del contaminante: físico, químico o biológico.
2. Sobre el medio de transmisión: aire, agua, etc.
Una vez agotadas todas las medidas de control expuestas, el último recurso que nos queda es recurrir a la protección personal. Se basa en proporcionar al trabajador equipos de protección individual que impidan que un determinado contaminante generado y transmitido al medio afecte directamente al receptor.
En este punto debe quedar claro que son el recurso final y que deben tener carácter transitorio mientras se adoptan medidas colectivas de protección más eficaces siempre que esto sea posible.

Siga estos pasos para elegir correctamente su equipo de protección respiratorio

01
Identificar el contaminante (polvo, humos metálicos, gases, vapores, etc.).
02
Evaluación del riesgo, análisis de los niveles de exposición, otras protecciones necesarias tales como protección para la piel, ocular, etc.
03
Selección del equipo de protección respiratoria adecuado.
04
Entrenamiento del uso correcto y mantenimiento de los equipos antes de someterse a su trabajo.